03
Dic
09

Agarra esa Flor…

Diario Gestión. Miércoles, 02 de Diciembre del 2009
¿Soy un gerente macho?
Hace poco en un conversatorio sobre coaching y liderazgo, un ejecutivo ansioso me dijo que era un ideal inalcanzable encontrar paz en el clima laboral de una organización, que en verdad las personas y los colaboradores en general solo trabajaban porque necesitan un sueldo para vivir o para sobrevivir.

Por lo tanto, agregó, es innecesario hacer participar a estas personas en la toma de decisiones y menos pretender encontrar y alcanzar consensos para dirigir las organizaciones. Terminó su perorata diciendo que era válida aquella expresión antigua que dice: “Letra con sangre entra”.

Este señor gerente, cuyas expresiones encajan con el famoso concepto de alpha Male manager, es decir el “gerente machista”, es el gerente que dirige a través del temor, incluso del terror. Es dominante, agresivo e impulsivo… obviamente no escucha, porque cree tener siempre la razón.

Cuando pregunta por la hora, gran parte de sus colaboradores, quienes deberían en realidad ser tildados de súbditos o subordinados, le han de contestar “La que Usted quiera Señor”. Y con respecto a la famosa expresión de que “Letra con sangre entra”, la verdad es que, aquella regla de madera con filo cortante de aluminio, la que se aplicaba en otros tiempos sobre las yemas de los dedos en punta de los niños, nos permiten reconocer que aunque <>

El mundo global se ha democratizado, gracias a la comunicación y al conocimiento. Es la democracia el paradigma político más reconocido y respetado en el mundo, aún y a pesar de sus deficiencias como sistema es superior a los regímenes dictatoriales, autocráticos y monárquicos. Grandes imperios y culturas han desaparecido por estas posturas. Veamos una anécdota de la antigua etiqueta monárquica en Europa, donde ningún común mortal o plebeyo podía tocar el inmaculado cuerpo de la realeza. En un paseo, el caballo de la reina se desbocó y la lanzó quedando atascada de un pie en el estribo. La reina era arrastrada y su vida peligraba. Dos subordinados se lanzaron de sus caballos y en un esfuerzo supremo que le costó la vida a uno de ellos, lograron liberarla y salvarle la vida. El que sobrevivió tuvo que huir de la pena de muerte que le iban a imponer al haber transgredido la norma de no poder depositar sus manos en el sacrosanto cuerpo de la noble reina.

La gran pregunta es sí los gerentes monárquicos son una especie en extinción. Veamos sí Usted es uno de ellos:

1. Evita por todo los medios que sus subordinados adquieran poder.
2. No contrata gente talentosa
3. Capacitar o formar gente es una pérdida de tiempo.
4. No comparte información
5. No establece objetivos claros, preocupándose sólo por el presente sin ver el futuro
6. No escucha consejos.
7. Evita el cambio porque siempre se han hecho así las cosas
8. Innovar es muy caro, mejor es copiar
9. Delega responsabilidad pero nunca el control.
10. Detesta recibir malas noticias

Si has contestado afirmativamente a 5 de las proposiciones o has estado en duda en 5 o más de las mismas…entonces te recomendamos seguir leyendo este blog en las próximas emisiones.

Anuncios

0 Responses to “Agarra esa Flor…”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: